Introducción

El dolor lumbar y cervical de origen osteomuscular presenta una alta prevalencia en nuestra práctica clínica habitual. El tratamiento conservador es útil hasta en un 60% de los pacientes, no obstante en el resto de ellos , se puede cronificar. En estos casos, durante los últimos años se han desarrollado muchas técnicas mínimamente invasivas que pueden lograr un control del dolor desde sus inicios.

 

A ello, se ha incorporado en los últimos años el uso de la ecografía o ultrasonografía, lo cual ha logrado tasas de éxito mayores en nuestras intervenciones, una menor exposición a radiaciones ionizantes y una mayor versatilidad en nuestras intervenciones permitiendo la realización de las mismas en el mismo acto de la consulta.

 

En este curso, hemos querido centrar nuestros contenidos en la identificación de los distintos síndromes dolorosos implicados en el origen de la lumbalgia y la cervicalgia, así como en los procedimientos intervencionistas guiados con ecografía que pueden solventar los mismos.

 

Por ello, en el diagnóstico diferencial de la cervicalgia analizamos distintos procedimientos sobre las facetas cervicales, el músculo trapecio e incluso el hombro (RF nervio supraescapular) pues ciertas cervicalgias pueden ser confundidas con patologías de hombro.

 

En cuanto al manejo de la lumbalgia se conocerán las distintas intervenciones sobre los músculos cuadrado lumbar, psoas lumbar y piramidal, así como sobre las facetas o articulaciones interapofisarias posteriores.